Para Los Preadolescentes, el Alcohol Es Una Realidad De La Vida

El estar expuesto a la bebida y la presión para tomar alcohol no son cosas que aparecen de repente en la secundaria. Algunos niños en Carolina del Norte están expuestos por primera vez al alcohol fuera de su hogar, mientras asisten todavía a la escuela primaria; para muchos, es común escuchar sobre incidentes que involucran el alcohol en los años de escuela media.

El consumo de alcohol es un problema que trasciende todas las fronteras, y tiene un impacto en cada grupo y en cada rincón de Carolina del Norte. Es un problema rural, urbano y suburbano. Un problema de todos, blancos, negros, hispanos. Un problema democrático, republicano e independiente. Un problema de ricos, pobres y clase media. Es nuestro problema, y nos toca a todos nosotros resolverlo.


  • Cerca de las dos terceras partes de estudiantes de escuela media y de secundaria conocen a personas de su misma edad que ya han probado el alcohol. 34
  • El promedio de edad en la que la mayoría de los jóvenes prueba el alcohol por primera vez es a los 14 años. 35
  • El 38 por ciento de estudiantes de octavo grado ha probado el alcohol, al menos una vez. 36
  • Alrededor del 10 por ciento de muchachos de 12 años de edad dicen que han probado el alcohol. A los 15 años, las cifras alcanzan el 50 por ciento. 37

Todo esto significa que, como padres, no podemos esperar a que nuestros hijos lleguen a la escuela secundaria para tener una conversación verdadera con ellos. Tenemos que empezar mucho antes, de manera que ellos estén completamente preparados para lo que se van a enfrentar.

Los niños en Carolina del Norte saben que hay un problema. ¿Qué se puede decir de sus padres?

Si las personas que están viendo la realidad del consumo de alcohol dicen que hay un problema, ¿no deberíamos creerles?


La buena noticia es que nuestros niños pueden ver lo que sucede alrededor de ellos y ellos no están contentos con lo que ven. La vasta mayoría de la juventud de Carolina del Norte, 94 %, dice que el consumo de alcohol por menores de edad es un problema. 38
MMás de la mitad de ellos piensa que es un problema serio. 39

¿La mala noticia? Menos de la mitad de los padres de Carolina del Norte comparte ese punto de vista. 40

Quizás, si todos entendieran las ramificaciones devastadoras del consumo de alcohol, lo tomaríamos más seriamente.

Los impactos del consumo de alcohol por menores de edad son enormes.

 

  • Muchos adolescentes mueren como resultado del uso de alcohol, más que cualquier otro consumo combinado de drogas ilegales. 1
  • Más de un tercio de las muertes de adolescentes en accidentes de tránsito están relacionadas al uso del alcohol. Inclusive, los adolescentes que no beben, están en riesgo de estar en un carro con alguien que ha consumido alcohol. 2
  • En el año 2012, el consumo de bebidas alcohólicas por menores de edad resultó en 31 muertes. 3
  • En Carolina del Norte, una persona muere cada semana como resultado del consumo de alcohol por menores de edad. 4

En diciembre de 2015, el Gobernador Pat McCrory solicitó de investigadores científicos locales un reporte sobre el alcohol y el cerebro adolescente, reporte en que deberían incluir investigaciones originales así como referencias de otros investigadores de Carolina del Norte y del resto del país.

El 10 de febrero, investigadores de Duke y de UNC-Chapel Hill presentaron su reporte al Cuerpo Especial de Prevención al Abuso de Drogas y Consumo de Alcohol por Menores. El reporte titulado “El Alcohol y el Cerebro del Adolescente: Impedimento Inmediato, Consecuencias Prolongadas,” detalla las características únicas del cerebro en desarrollo en el adolescente, y la muy diferente manera en que el alcohol afecta el cerebro adolescente en comparación al cerebro adulto.

  • El alcohol afecta el cerebro de un adolescente todavía en desarrollo de una manera muy diferente a como afecta a un adulto, y puede dañar el desarrollo del cerebro. 5
  • El alcohol desacelera la actividad del cerebro y el efecto negativo del alcohol dura más tiempo en el cerebro de un adolescente que en el de un adulto, hasta dos semanas. 6
  • Si un adolescente usa alcohol antes de que su cerebro esté completamente desarrollado, puede hacer que el cerebro no se desarrolle apropiadamente y afecte el buen juicio y el control de los impulsos. 7
  • El alcohol puede dañar las áreas del cerebro encargadas de la memoria y del aprendizaje. 8

El cerebro de los adolescentes que toman no es tan activo como el cerebro de aquellos que no toman, aun cuando estén sobrios.

brain-scans

Los registros de estos cerebros muestran niveles funcionales de actividad en el cerebro de alguien que no toma (izquierda) y el de una persona de 21 años estando sobria pero con una historia de consumo fuerte de alcohol durante cuatro años (derecha). Los “huecos” indican las áreas de actividad reducida del cerebro. © Dr. Daniel Amen; www.amenclinic.com; www.amenclinic.com 9

El alcohol y el cerebro de un adolescente: una mala combinación.

El cerebro humano continúa desarrollándose aún después de cumplir 20 años de edad. El consumo de alcohol puede dificultar el desarrollo del cerebro, dañando el control de los impulsos y el buen juicio de un adolescente, así como deteriorar las áreas del cerebro dedicadas al aprendizaje y la memoria. 10

Áreas claves del cerebro que se afectan con el uso del alcohol en menores de edad

  • • La corteza pre frontal es responsable del buen juicio, la planificación, la toma de decisiones y el control de los impulsos. El mayor cambio sucede durante la adolescencia. Cuando un adolescente bebe, puede causar severos cambios en esta área, lo que juega un importante papel en la formación de la personalidad del adulto y su comportamiento. El daño como consecuencia del uso del alcohol en ese momento, puede ser de larga duración e irreversible. 11
  • La región del cerebro conocida como hipocampo está involucrada en el aprendizaje y la memoria. Esta área sufre el peor daño relacionado con el alcohol y el cerebro de adolescentes. Aquellos que han estado bebiendo mucho, por largos períodos de tiempo, tienen un hipocampo significativamente más pequeño (10 por ciento). A corto plazo o la moderación en el consumo de alcohol perjudica el aprendizaje y la memoria mucho más en los jóvenes que en los adultos. Los bebedores frecuentes no pueden ser capaces de ponerse al día en la edad adulta, ya que el alcohol inhibe los sistemas cruciales para almacenar nueva información. 12

Consumir alcohol mientras se es menor de edad puede “preparar” al cerebro para el alcoholismo

  • Alguien que espera a cumplir la edad legal de 21 años para comenzar a tomar alcohol, tiene solo un 7 por ciento de probabilidades de convertirse en alcohólico. 13
  • Los niños que empiezan a tomar alcohol antes de los 15 años, tienen un 40 por ciento más de probabilidades de convertirse dependientes del alcohol. 14

El cerebro está preparado para premiar las acciones positivas – aquellas que, por ejemplo, contribuyen a la supervivencia de la especie – con sentimientos de placer, de manera que nosotros queramos repetir esas acciones. Estos sentimientos pueden variar desde una emoción intensa “alta” a un sentido feliz de satisfacción. Recordamos este placer gracias a la dopamina, una sustancia química del cerebro o neurotransmisor para “sentirse bien”, que relaciona el placer con lo que disfrutamos. 15

El alcohol puede dañar la capacidad del cerebro para sentir placer, experiencias normales y sanas, dejando una sensación “de vacío” en la persona joven sobre las actividades que él o ella disfrutaba con anterioridad. Para los adolescentes que beben mucho, nada parece tan divertido como el alcohol. Debido a que el sistema de recompensa de placer se ha dañado por el consumo excesivo de alcohol, con el tiempo se necesita más y más alcohol para crear la misma cantidad de placer, lo que resulta en la adicción. 16

 

  • La adicción al alcohol puede, por lo general, llevar a la drogadicción. 17
  • 67 por ciento de los adolescentes que toman alcohol antes de los 15 años usarán drogas ilegales. 18
  • Los menores de edad que toman alcohol tienen 22 veces más probabilidades de usar marihuana, y 50 veces más de usar cocaína. 19
  • El uso de alcohol entre niños está relacionado fuertemente con la violencia, pobre desempeño académico, promiscuidad, arrestos y muchos otros peligros. 20
  • En el año 2012, el consumo de alcohol por menores de edad llevó a 31 asesinatos, 15,600 crímenes violentos tales como violaciones, robos y asaltos; y 31,600 crímenes a la propiedad tales como hurtos y robo de carros. 21
  • El uso de alcohol por adolescentes es una de las más fuertes predicciones de lesiones en adolescentes, peleas, problemas académicos, absentismo escolar, actividad sexual sin protección, avances sexuales no deseados, actividades ilegales y el uso de otras drogas ilícitas. 22

“El alcohol ocupa el primer lugar como droga usada para llevar a cabo violaciones en nuestra área y para una vasta mayoría de asaltos físicos y sexuales en las universidades de todo el país, en la que involucra casos donde el acusado, la víctima, o ambos estaban bajo la influencia del alcohol al momento del suceso”.
Benjamin R. David, Fiscal de Distrito, Condados de New Hanover y Pender

 

  • Los adolescentes que usan alcohol tienen un riesgo más alto de desarrollar enfermedades mentales tales como la depresión, el suicidio y la sicosis cuando llegan a edad adulta. 23
  • De los adolescentes entre los 12 y 17 años de edad que eran tomadores, el 31 por ciento exhibió niveles extremos de angustia psicológica, y el 39 por ciento mostró serios problemas de comportamiento. 24
  • Las muchachas entre los 12 y 16 años edad que toman son cuatro veces más propensas que otras de su misma edad que no tomaban, a sufrir depresión. 25
  • Los intentos de suicidio entre adolescentes que tomaban mucho alcohol eran tres a cuatro veces más fuertes que de aquellos que no tomaban. 26
  • Entre las niñas de octavo grado que bebían mucho, el 37 por cierto reportó haber intentado el suicidio, comparado con el 11 por ciento de aquellas muchachas que no tomaban y que reportaron intento de suicidio. 27

 

  • El 5.7 por ciento de estudiantes de séptimo grado y el 12.4 por ciento de estudiantes de octavo grado reportaron un consumo excesivo de alcohol (más de 5 bebidas por vez) en los últimos 30 días. 28
  • Uno de cada seis adolescentes consume alcohol excesivamente, pero solo 1 de cada 100 padres creen que su hijo toma alcohol de manera excesiva. 29
  • Los adultos que comenzaron a consumir alcohol antes de los 15 años de edad son cinco veces más propensos a abusar del alcohol que aquellos adultos que no bebieron sino hasta después de cumplir 21 años de edad. 30
  • Los adolescentes más jóvenes y los preadolescentes que toman alcohol en exceso se arriesgan a abusar y ser adictos al alcohol más tarde en sus vidas, así como sufrir de una depresión prolongada. 31

Los padres no están exentos de los peligros y consecuencias del uso del alcohol por los menores de edad. Ellos pueden ser acusados por una serie de crímenes por permitir o ayudar a que sus hijos menores de edad utilicen alcohol.

Una pareja de Raleigh fue arrestada después de ser anfitriones de una fiesta de una boda en su hogar, cuando un amigo de su hijo murió en un accidente de carro después de haber consumido alcohol en su fiesta. 32

Y no es solo el conducir bajo los efectos del alcohol. En el condado de Transylvania en Carolina del Norte, una madre fue declarada culpable de homicidio involuntario después de que un amigo de su hijo murió por intoxicación de alcohol en su sótano.  33

Quitarle las llaves del carro no hace que los padres estén libres de problemas. El uso de alcohol por parte de menores es dañino en cualquier situación. Si usted cree que está siendo un padre “inteligente” o “amigo de sus hijos”, permitiendo que ellos o sus amigos menores de edad tomen alcohol, puede llevar a trágicas consecuencias para todo el mundo. Más allá de las implicaciones morales, es responsabilidad legal de los padres prevenir el uso de alcohol por menores de edad.

“Nosotros continuaremos reforzando las leyes relacionadas al uso de alcohol por menores de edad, así como responsabilizar a los adultos por proporcionar alcohol a nuestros hijos, y asegurar que nuestros jóvenes aprendan cuando se encuentren en problemas con la ley”. Benjamin R. David, Fiscal de Distrito, condados de New Hanover y Pender

Esencialmente, los adolescentes no están preparados para enfrentar los riesgos del alcohol por su propia cuenta.

Spanish-stills_Autumn copy

Las áreas del cerebro que fomentan la impulsividad y la toma de riesgos se desarrollan temprano en un adolescente, pero las áreas que mejoran el autocontrol e inhiben el comportamiento impulsivo no se desarrollan sino hasta el final de la adolescencia o al comienzo de los 20 años.

El uso del alcohol por parte de los adolescentes no es una costumbre aceptable, pero sí es una grave amenaza para el desarrollo del adolescente y su salud.

Llamada del Cirujano General para tomar acción en la prevención y reducción del consumo de alcohol por parte de menores de edad

Razón por la cual los adolescentes necesitan ayuda de los padres para mantenerse alejados del alcohol.

El uso de alcohol por parte de un adolescente no tiene que ser algo de costumbre. Las investigaciones demuestran que la adicción comienza (y se puede evitar) en la adolescencia: “Un niño que llega a cumplir 21 años sin haber fumado, abusado del alcohol o usado drogas ilegales, es muy probable que nunca lo haga.” 41

Sepa cómo un padre puede hacer la diferencia. La diferencia sobre si su hijo puede estar libre o no del consumo de alcohol.